Los controladores Audiocubes

Uno de los controladores MIDI más interesantes para la performance desde el punto de vista estético son los dispositivos que usan sensores. En este tutorial os introduciremos en el uso de los Audiocubes de Percussa, controladores en forma de cubo y dotados de sensores infrarrojos en cuatro de sus caras. Estos dispositivos pueden usarse como controladores de parámetros de efectos o como instrumento modular, dado que pueden tanto transmitir como recibir información entre si, lo que les confiere una interesante cualidad de cara a las actuaciones en vivo

Uno de los primeros y genuinos instrumentos electrónicos tenía esas cualidades. El eterófono o theremin disponía de un controlador en forma de antenas de manera que el intérprete movía las manos y los dedos, acercándolas y alejándolas. Aún hoy conserva intacto el magnetismo casi 100 años después de su invención y no son pocos los músico que se acercan con curiosidad a pesar de la dificultad de ejecución de dicho instrumento.

Clara Rockmore, intérprete de theremin

Con los años han aparecido otras estrategias para conseguir un control similar. Un alternativa a la radiofrecuencia, el método usado por el theremin, es el de los sensores infrarojos. Algunos fabricantes los han introducido en instrumentos, como por ejemplo en el caso de algunos modelos de Roland. La caja de ritmos MC505, aparecida a finales de los 90, disponía un control  denominado D-Beam. Dicho rayo permitía controlar algunos parámetros del sonido seleccionado como el volumen o el tono.

Vista del sensor D-Beam de la caja de ritmos MC-505

En el caso de los Audiocubes tenemos un dispositivo polivalente que puede usarse tanto como controlador de parámetros de instrumentos y efectos o como controlador musical. Consta de cuatro sensores en el centro de cada una de las caras donde cada uno de ellos puede actuar como sensor de proximidad o bien emitir o recibir información de otros Audiocubes. Es posible configuraciones en las que intervienen hasta 16 sensores